¿Vale la pena la inversión al estudiar en los Estados Unidos o el Reino Unido?

Publicado por

Considerando que los Estados Unidos y el Reino Unido son las mayores potencias mundiales en educación superior e investigación académica, no es difícil comprender las razones por las que son los destinos de estudio más populares entre los estudiantes en todo el mundo. Pero, ¿vale la pena pagar la inversión que se requiere para estudiar en estos dos lugares? La respuesta es sí.

Pro: costo / beneficio y la experiencia de vivir en el extranjero

Cuando se trata de cursos de inglés, los dos países ofrecen un excelente costo/beneficio, además de otras ventajas inexistentes en escuelas de idiomas en tu país, como es el  vivir en otra cultura y la convivencia con personas nativas. Esto acaba por compensar el valor invertido en el curso de idiomas y ayuda a los estudiantes a mejorar el dominio con mayor rapidez.

“Si comparamos el valor de un curso de idiomas durante un año en tu país vs. tres meses en los Estados Unidos o el Reino Unido, vas a percibir que el valor invertido en tu país puede ser más alto que el valor invertido en el exterior”, explica el experto Leandro Reis, gerente de Operaciones Internacionales de Business Marketing International (BMI). “Los beneficios de la experiencia de vida adquirida, experiencia cultural, networking, y convivir 24 horas al día con la lengua extranjera, hacen que el costo/beneficio compense a aquellos que optan por hacer un curso fuera de su país.” También resalta que “un aprendizaje intensivo de tres meses en el exterior es el equivalente a un año de estudios regulares en el  país de origen”.

 

En contra: alta tasa de cambio y las opciones de trabajo durante los estudios

Canadá y Australia están creciendo notablemente como destinos de estudios preferidos entre los estudiantes de América Latina.  Y uno de los factores principales es el financiero: el dólar canadiense y el dólar australiano son más baratos que el dólar americano o que la libra esterlina. “Es importante hacer una comparación y análisis de la moneda local, ya que esto puede hacer una gran diferencia en el presupuesto final del viaje “ menciona Reis.

Canadá y Australia ganan aún más fuerza cuando el asunto es la oportunidad de trabajo durante los estudios. "Canadá tiene incentivos migratorios hechos por el gobierno canadiense, que permite que  estudiantes calificados trabajen en el país. Australia tiene una política un poco diferente, sin embargo, también hay opciones de estudio + trabajo que animan a los estudiantes a la hora de decidir dónde estudiar", añade el experto.

En Canadá, los estudiantes pueden solicitar un "permiso de trabajo" (work permit) para ejercer una función remunerada en el país, ya sea en el campus universitario o fuera de él, y también para conseguir una vacante como pasante y en un programa “co-op”. Si tienes una visa de estudiante válida y estás matriculado en un curso integral académico, vocacional o de entrenamiento profesional en una institución de enseñanza superior reconocida por el gobierno, tendrás permiso para trabajar durante 20 horas semanales durante el año escolar, y por tiempo ilimitado en las vacaciones sin necesidad de solicitar el work permit.

En Australia, los estudiantes extranjeros están autorizados a trabajar por 40 horas quincenales durante el curso,  y por horas ilimitadas en vacaciones. En cambio, en los Estados Unidos, el estudiante matriculado en un curso académico (pregrado o posgrado) sólo puede ejercer funciones remuneradas dentro del campus universitario. Muchas veces  la práctica obligatoria del curso no es remunerada. Sólo hay la opción de extender la estancia después de completar el curso con un  Optional Practical Training (OPT), un entrenamiento de 12 meses que debe vincularse obligatoriamente a su área de estudio.

¿Pero la diferencia entre las reglas sobre trabajo con visa de estudiante perjudica la experiencia de estudos en Estados Unidos o en el  Reino Unido? Leandro Reis afirma: “No perjudica y sí enriquece su experiencia. Cada país tiene sus reglas.  Es importante que el estudiante planee antes de su viaje  y que tenga conocimiento sobre lo que es permitido y no , y cuáles son las reglas de cada país.  En varios países se realizan ferias y eventos como Expo-estudiante que son una buena oportunidad para que el estudiante planee su viaje. Los estudiantes podrán hablar directamente con los representantes de las universidades extranjeras, con embajadas y consulados de cada país,  y con estudiantes que también han viajado al extranjero, al igual que investigar  acerca de las  diferentes  agencias de intercambio. "

Según él, Irlanda, Australia y los Estados Unidos tienen reglas diferentes, pero en todos estos países es permitido que el estudiante tenga una experiencia de trabajo internacional, lo que agrega valor a su intercambio y a su experiencia de vida en el extranjero.

 

Pro: fuerza económica y política

Como el  Brexit en el  Reino Unido y la  elección de Donald Trump en los Estados Unidos, se creó una ola de cuestionamientos y preocupaciones acerca de la admisión de estudiantes internacionales en las universidades de estos países, hasta entonces genuinamente multiculturales. Uno de los factores de evaluación global del desempeño de las instituciones internacionales es su perspectiva global, es decir, cuántos extranjeros integran su cuerpo estudiantil y docente, cuántas colaboraciones internacionales realizan, entre otros aspectos. Difícilmente este aspecto sufrirá cambios, teniendo en cuenta que sería un retroceso a la educación y a la investigación científica, importantísimas para estas dos potencias mundiales

"Estados Unidos y Reino Unido son muy fuertes económica y políticamente. Estos países poseen uno de los mejores sistemas de educación del mundo moderno. El  Reino Unido cuenta con una  tradición y buena reputación en cualquier lugar del mundo. Puede ser que con el actual escenario político en ambos  países se torne un poco más burocrático entrar a  ellos. Pero una vez  matriculado en una universidad y con una carta de aceptación de la institución extranjera, será posible obtener una visa de estudios sin mayores problemas”, afirma Reis.

 

En contra: más opciones de destinos baratos y diversificados

Este factor en realidad no es un contra. No anula ninguna de las grandes ventajas de estudiar en los Estados Unidos y el Reino Unido. Por el contrario, es un reconocimiento a que el mundo es enorme, multicultural, diverso y lleno de oportunidades para todos los gustos.

Varios destinos de estudio están creciendo en popularidad y cada uno tiene algo único que ofrecer, como Sudáfrica, Malta e Irlanda, que también poseen el inglés como idioma oficial y ofrecen cursos más baratos que los destinos convencionales como Estados Unidos, Canadá y Australia.

“Existen oportunidades de voluntariado en Sudáfrica que atraen un nicho de mercado. Además  hay opciones de cursos de idiomas que involucra actividades culturales y pasatiempos como danza, cocina, fotografía, cine, entre otros, o también cursos + deportes extremos”, agrega  Reis. "Cada país tiene sus características que hacen que el estudiante decida ir a otros destinos. Quien sea del area de IT(Tecnología), por ejemplo, puede que prefiera ir a Irlanda, Canadá o incluso India. Para el área de negocios mucha gente quiere Estados Unidos o China. Para el área de moda, Italia o Francia. Para Hotelería, Suiza. Es decir, son diversas opciones en cada país con sus especialidades”.